pexels-pixabay-48820.jpg

el pescado

la intención de este módulo es que puedas tener un mayor conocimiento sobre el pescado, qué tipo de pescado asar, cómo seleccionarlo, entre muchas cosas más.

Los Mejores Pescados para Asar

Asar pescado puede ser más complicado que la carne, si no eliges el corte correcto es muy probable que este se pegue a la parrilla, se haga pedazos, no se cocine correctamente, etc. Por eso lo más importante aquí es seleccionar el pescado correcto, ahora vamos a ver los 5 pescados que nosotros recomendamos para asar.

 

Al elegir un pescado para asar a la parrilla, es importante considerar qué tan firme o resistente es. Los pescados delicados como el lenguado, la tilapia o la platija no se llevan tan bien en la parrilla. Es más probable que se vuelvan escamosas, se rompan o se caigan por la parrilla. Es mejor elegir un pescado firme y abundante, como uno de nuestros cinco favoritos a continuación.

1. Salmón

Ya sea que lo cocine como un bistec o un filete, el salmón puede soportar el calor de la parrilla, manteniendo su sabor distintivo y permaneciendo unido. También considere asar salmón en tablas de cedro para darle un toque de sabor adicional.

 

2. Pez Espada

¡El pez espada es mi tipo favorito de pescado para asar! Es un pescado de sabor suave, firme y carnoso que se sostiene muy bien a la parrilla. Encontrará este pescado vendido como filetes: cocínalo entero o córtalo. 

 

3. Atún

Me encanta cocinar a la parrilla el atún. El filete de atún es espeso y abundante, con un sabor distintivo. Me encanta dorarlo bien y cocinarlo a fuego medio.

 

4. Huachinango

El huachinango es un excelente pescado blanco suave para asar. Cocine el pescado entero o los filetes en porciones.

 

5. Dorado

El dorado es un sabroso pescado blanco. Tiene una textura firme que lo hace maravilloso para asar.

¿Cómo seleccionar un pescado completo?

1. Checa que los ojos tengan claridad

Antes de comprar el pescado, revise los ojos. Deben ser cristalinas, regordetas, húmedas y brillantes, sin rasgos hundidos. Si los ojos se ven bien, puede apostar con razonable confianza a que el pescado es fresco y saludable.

 

2. Revisa las aletas

La cola y las aletas dorsales del pez deben tener un aspecto saludable, estar húmedas e intactas. Un pez que ha sido mal manipulado tendrá las aletas rotas o rasgadas, mientras que las aletas de un pez más viejo estarán secas y quebradizas.

 

3. Toca el pescado

Si se puede, intenta tocar el pescado para ver más signos de salud y frescura. Debe sentirse frío, húmedo y resbaladizo, pero no pegajoso. Cuando presiones, debe volver a su forma natural, como si fuera a presionar sobre su propia carne. Si no regresa, es una señal segura de que la carne se ha ablandado y ya no es digna de tu dinero.

 

4. Toca las escamas

Las escamas están diseñadas para proteger a los peces de un ambiente acuoso hostil. Cuando un pescado está fresco, las escamas serán brillantes y firmes, una verdadera armadura contra los elementos. El pescado menos fresco a menudo arrojará escamas al pasar la mano sobre él, y pueden parecer secos y escamosos.

pexels-skitterphoto-3713.jpg

Seleccionando pescado cortado

Busca grietas, roturas y agua.

Busque grietas en el filete que corren entre los músculos y las vainas de colágeno (las líneas blancas que atraviesan el pescado). Las roturas en el propio músculo tienden a indicar un mal manejo. La separación natural de los músculos a lo largo de las vainas de colágeno indica que el pescado no está muy fresco porque las enzimas presentes de forma natural en el tejido muscular están degradando el colágeno, lo que hace que los músculos comiencen a desgarrarse por su propio peso. La acumulación de agua dentro del recipiente generalmente indica que el pescado está envejeciendo y perdiendo su capacidad para retener la humedad.

 

Inspeccione el color y la consistencia de la pulpa.

Para el pescado blanco, la carne debe verse bastante translúcida. Si es muy opaco y extremadamente blanco, es señal de que la carne no está fresca. Para carnes más oscuras, como el atún o el salmón, la pulpa debe ser brillante y de color muy saturado. Busque un contraste de color claro entre la grasa y el músculo.

 

Para todos los pescados, asegúrese de que la carne esté húmeda y brillante. Es probable que el pescado pegajoso, seco o calcáreo haya sido manipulado incorrectamente (mantenido a temperaturas cálidas), congelado y descongelado varias veces, o simplemente es viejo.

Seleccionando pescado cortado

En términos de partes comestibles, el cuerpo de un pez es bastante simple en comparación con otros animales. No hay muchas piezas para elegir, pero existen algunas diferencias significativas entre ellas. Lo más importante a tener en cuenta es qué harás con la carne. Ciertos cortes son mejores que otros para cocinar, servir crudos o hervir.

 

Cola: la carne de la cola es generalmente más dura, pero más barata, que los filetes de pescado. Eso es porque los músculos de esta región son los que más trabajo hacen en la vida. 

 

Lonja: La lonja es la parte más cara del pescado y también la más gorda. Para un pescado graso y tierno como el atún, es deliciosa si se sirve cruda o estofada.

 

Filete: El filete es magro, sabroso y extremadamente versátil. Sin embargo, los filetes se secarán rápidamente si se cocinan demasiado, así que trátalos con cuidado.

pexels-pixabay-34517.jpg

Seleccionando un pescado congelado

El pescado congelado puede ser increíble, a veces incluso mejor que el fresco. De hecho, el mejor atún del mundo casi siempre se congela en el mar después de ser capturado con una línea o por buzos que lo guían a los corrales. Una vez capturados, se desangran y se mantienen profundamente congelados hasta que se venden.

 

Es importante saber en qué momento se congeló el pescado. El pescado congelado a menudo tiene mala fama porque las empresas y los pescadores esperan hasta que el pescado ya ha envejecido para congelarlo. Sin embargo, si se congela inmediatamente después de atraparlo, estará delicioso cuando se descongele. Debe congelarse muy rápidamente, preferiblemente tan pronto como muera, y a temperaturas muy frías, alrededor de -22 ° F / -30 ° C, para minimizar el daño de los cristales de hielo al tejido.

 

Por último, lo mejor siempre es que el pescado se descongele puesto en el refrigerador, dependiendo el tamaño suele tardar 1 día. Esto va a proteger la calidad de tu pescado.